Madrid con niños: un fin de semana diferente

Una visita de la capital con niños para que la descubran

79
Madrid con niños

En verano Madrid se convierte en un gran pasillo de turistas y transeúntes nacionales que pasan por la capital camino a su lugar de vacaciones. Un día, dos, quizás en un fin de semana… Muchos visitan la ciudad por vez primera y otros, que ya la conocen, os recomendamos una visita de Madrid con niños para que la descubran. Aunque sea en este caso, no sometamos a los peques –ni a nosotros mismos- a lo que se ha dado en conocer como síndrome de Stendhal, bautizado así porque el famoso escritor francés fue el primero en desvelar el estrés que el conjunto de tanta belleza a un ritmo frenético le provocó un viaje a Florencia. Nos explicamos: es mejor ver una ciudad de forma relajada que preparar una apretada agenda, por ejemplo, de visitas a museos (aunque sean dedicados a los peques) de manera rápida. Ya se volverá; ese es el mensaje.

Un programa relajado, atractivo y que invite a volver

Jardines de Sabatini

Imaginemos el panorama. En un Madrid de temperaturas altas los parques ofrecen sombra y reconfortantes paseos, pero mejor a primera hora. El de El Retiro es siempre un referente para visitar un Madrid con niños, pero os aconsejamos que acudáis con los más pequeños a los bellos Jardines de Sabatini, antiguas caballerizas del Palacio Real y, desde 1930, lugar de encuentro en el que el estanque central rodeado de esculturas de mármol, árboles y setos invita al relax y la contemplación. Al lado, en la Plaza de Ópera, encontramos el espacio perfecto, frente al Palacio, para ‘terracear’, pero en este caso es mejor que acudáis a sus espacios gastronómicos con mesas al aire libre cuando empiece a llegar la noche. Así contemplaréis los bellos atardeceres del lugar. Luego, un tranquilo paseo por el Madrid de los Austria, historia en vivo.

Un gran espacio para comer y disfrutar

Madrid con niños

A la hora de la comida todos podéis encontrar buen cobijo en un reconfortante, refrescante y enorme lugar junto a la Plaza de Colón en el que no solo huiréis de las altas temperaturas sino que, del más pequeño al más grande, descubriréis un lugar de 6.000 metros cuadrados con un poco de todo: buenísimas propuestas culinarias, algunos espectáculos y mucho más. Nos referimos a Platea Madrid, el gran espacio de ocio que, desde 2013, ocupa el lugar del que fue uno de los cines más grandes y emblemáticos de la capital, el Carlos III.

Platea presenta una gran oferta de entretenimiento, desde el Foso, donde se concentran las gastronomías de muchos países (Italia, Japón, México, Perú…) al Patio, el lugar perfecto para practicar el tapeo –por ejemplo, en Oído Cocina, donde disfrutaréis de tortillas, patatas bravas, calamares o delicias de bacalao-, sin olvidar el Escenario, en el que la programación es muy variada y va dirigida a todas las edades.

A la salida, pero dentro del espacio Platea, se encuentra un lugar para tomar café, un batido, un helado…, pero acompañado de las mejores ofertas dulces: Mamá Framboise. Se trata de uno de los lugares de más alta repostería, con Alejandro Montes al frente, de un bello local con aires neoyorquinos. El horario de Platea Madrid es de domingo a miércoles, de 12:00 a 00:30, y de jueves a sábado, de 12:00 a 2:30.

Desde el cielo de Madrid con niños

Faro de Moncloa Madrid con niños

Si os quedáis más de un día, Madrid con niños es espectacular desde las alturas. Proliferan los hoteles con terrazas para tomar un buen desayuno o un espléndido aperitivo. Pero a los niños hay lugares que les encantarán. Uno de ellos es el Faro de Moncloa, de 110 metros de altura con un ascensor panorámico que os llevará al mirador desde el que, además de edificios de renombre, se puede ver hasta la sierra de Guadarrama. Se encuentra en la Avenida de la Memoria, 2, en plena ciudad universitaria y su horario de martes a domingo es de 9:30 a 19:30.

Otro de esos lugares de Madrid con niños y de altura es el Teleférico de Madrid, que recorre una distancia –a 40 metros desde el suelo- de cerca de 2.500 metros, desde Rosales a la Casa de Campo. Desde las cabinas podréis disfrutar de magníficas vistas de la ciudad y la periferia. El horario de verano es de 12:00 a 21:00 y los precios son de 4 euros los más pequeños de 4 a 12 años, de 4,50 para los mayores de esa edad y gratuitos para los menores de 4 años.