Madrid, pueblo a pueblo, con niños (I): Hoyo de Manzanares

456
Hoyo de Manzanares Pueblos de Madrid

Iniciamos una nueva serie por los pueblos con más encanto de la Comunidad de Madrid, para que cuando podáis, porque los municipios no se ‘van a mover’, los visitéis y los disfrutéis. Ponemos rumbo a la Sierra de Guadarrama para dejaros unos apuntes de la bella villa de Hoyo de Manzanares a solo 36 kilómetros de la capital, al noroeste de la Comunidad y en el Parque de la cuenca alta del Manzanares, reconocido como Reserva de la Biosfera en 1993. Está ubicada entre otras bonitas localidades, como Becerril de la Sierra, Moralzarzal, Colmenar Viejo y Torrelodones.

Algunos datos para conocer su historia

El origen de Hoyo de Manzanares parece estar en los visigodos, ya que se hallaron restos de una necrópolis de esa procedencia, pero está comprobado que fue ya en el siglo XI cuando a la zona llegaron muchos pastores segovianos que se asentaron allí. Como hubo enfrentamiento por la ocupación de las tierras entre los castellanos y los madrileños, Alfonso X El Sabio optó por inscribir toda la comarca a la Corona como Real del Manzanares. No fue hasta finales del siglo XVIII cuando la localidad adquirió la categoría de villa.

En cuanto al nombre del municipio, que en principio era Oyo de Manzanares y no añadió la H hasta 1787, todo apunta a que el origen sea árabe y que proceda de lo que se traduce como ‘ojo’; es decir, simbólicamente, una referencia a las lagunas y manantiales que abundan en la zona.

El yacimiento arqueológico de La Cabilda

Pero si de verdad queréis conocer la historia de esta localidad, debéis visitar el yacimiento arqueológico visigodo de La Cabilda. Ubicado a unos cientos de metros de su casco urbano. Fue descubierto sobre los años 90 del pasado siglo XX. Desde el año 2014 se realiza de forma anual una excavación arqueológica abierta al público, dando la posibilidad de participar como voluntario en la misma a todo aquél que esté interesado. También se realizan visitas guiadas, jornadas de puertas abiertas, conferencias, exposiciones y talleres. Con estas actividades, se permite la participación activa en el conocimiento, conservación y protección del patrimonio histórico y natural de Hoyo de Manzanares.

Precisamente el 28 de este mes de marzo se va a realizar una visita guiada a la aldea visigoda de La Cabilda en clave femenina, con la vista puesta en las mujeres visigodas. Para poder asistir es necesario registrarse en la siguiente dirección web: Inscripciones. Las plazas son limitadas y esta actividad no está recomendada para menores de 8  años.

… y las huellas que ha dejado en la villa de hoy

El casco histórico es una de las joyas de Hoyo de Manzanares. Entre sus calles, plazas y fuentes, es reseñable la particularidad de la Plaza del Ayuntamiento, construida en granito y elevada, ya que cuenta con dos alturas; para llegar a ella hay que subir unas escaleras. En la parte superior del conjunto arquitectónico está el Ayuntamiento, con dos balcones en sus laterales y también la torre del reloj de tres plantas. En la parte inferior se encuentran los pórticos.

Muy cerca está la emblemática Plaza de la Caldereta, presidida por una gran piedra de la que pende un caldero. Es allí –y de ahí su nombre- donde se celebran a primeros de septiembre las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Encina y el lugar en el que vecinos y turistas se reúnen para la Fiesta de la Caldereta y degustar el plato tradicional de la zona, cuyo origen está en sus primeros habitantes, los pastores. El contenido es un guiso de toro con aceite, ajos y coñac y algún secretillo que guardan los lugareños. El plato es solo apto para adultos, pero los peques pueden disfrutar, mientras tanto, de muchas de las delicias gastronómicas de los locales de la zona.

La tercera de las plazas es la de Cervantes, con un monumento dedicado a los canteros de las explotaciones de granito, oficio destacado en los orígenes de la villa. También os toparéis con su famosa Fuente del Caño (siglo XVIII) y con sus dos canales que vierten el agua en un pilón.

Actividades para los peques y para todos

En lo que fue la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, del siglo XVIII, y tras distintas rehabilitaciones –actualmente con fachada porticada- está hoy el Centro Cultural del municipio. Se encuentra ubicado en la Plaza de Cervantes s/n y en él se celebran todo tipo de espectáculos (teatro, conciertos, exposiciones de artesanía…) y muchas actividades dirigidas a los pequeños. Junto al Centro Cultural está la capilla de la Virgen de la Encina.

Otro lugar de interés para los niños es el Aula Apícola Sierra de Hoyo, un centro dirigido para actividades en plena naturaleza, que tiene como protagonista a la abeja melífera, pero no solo (también están orientadas a la flora y fauna de la zona). Organiza varios talleres, además de visitas para escolares y grupos. Está ubicada en una reserva natural de 260 hectáreas cercana al municipio, en la finca La Ladera y Picazos y en la falda de la Sierra de Hoyo de Manzanares. Todas sus actividades las podéis consultar en la web aulaapicolohoyo.com.

Un restaurante con vistas, terrazas y carta de calidad

En la parte alta del pueblo, frente al Polideportivo Municipal y a solo dos minutos de la Plaza Mayor, está el Restaurante Las Eras, que, afortunadamente, reabre sus puertas el próximo día 23 de marzo. Os lo recomendamos porque lo conocemos bien. Tiene muchas ventajas partiendo de su carta, cuyas propuestas os reseñamos más abajo.

Es el local más antiguo del pueblo, pero los propietarios actuales lo rehabilitaron sin que perdiese su esencia, pero le han aportado modernidad y comodidad. Algo a destacar, por su ubicación, son las magníficas vistas al casco histórico del pueblo y a la sierra. Cuenta, además, como señalan desde el propio local y lo hemos comprobado “con la terraza más grande y fresquita, algo a destacar en los meses venideros, del municipio”. Aunque, en realidad, tiene dos terrazas de 60 metros cuadrados. Una de ellas, de zona de paso de piedra, acaba de ser cerrada por los laterales para aprovechar su uso durante el invierno; la otra está sobre suelo de arena y acoge 10/12 mesas. En ambas hay espacio más que suficiente para el entretenimiento de los peques. Pero Las Eras acoge también con dos comedores a cubierto, zona chillout y 8 metros de barra.

En cuanto a sus propuestas gastronómicas, a precios populares y que se pueden degustar tanto en raciones como en platos más contundentes, cuentan con una gran variedad de sugerencias. Destaca la reconocida carne de la zona: el costillar, el chuletón, las carnes a la brasa y sus hamburguesas. Pero también el tapeo de calidad (para empezar o tomar como aperitivo): bastoncitos de berenjenas, croquetas de boletus o de marisco, los chicken strips… y, ya en palabras mayores, sus callos con garbanzos y sus migas. En fin, un placer para paladares de todas las edades.

Dónde. Calle Las Eras, 18. Teléfono: 91 922 28 12.

Horario. De martes a viernes abren a las 18:30. Los sábados y domingos, a las 10:00, ofreciendo propuestas de aperitivo, comida y cena.