Menú de Reyes para los reyecitos de la casa

¿Por qué no los sorprendes con un menú divertido? ¡Aquí tienes unas originales ideas!

607
menú niños comida reyes

Los hogares con niños se convierten la mañana del 6 de enero en una algarabía. Juguetes, juegos, libros… alfombran el suelo junto al árbol navideño o cubren sofás. Los peques no se cansarán de jugar e investigar todas las posibilidades de sus regalos de Reyes y seguirán muy activos y algo acelerados a la hora de comer. Aunque las delicias gastronómicas de los días festivos anteriores ya les han saciado, como a todos -les encantan las chuletitas ‘de palo’ de lechal, que pueden comer con las manos, o los langostinos; eso sí, con mahonesa casera-, hay que sentarse a la mesa de Reyes a seguir disfrutando. Hay que buscar otras deliciosas alternativas para un menú de niños, sin abusar; mejor, un poco más ‘ligeras’. Os sugerimos dos recetas fáciles de entrantes, un principal con macarrones y un plato frío y exquisito, que se puede preparar el día anterior. Con los aperitivos, las propuestas las conocéis de sobra; a gusto de los consumidores.

Bolitas de patatas rellenas para empezar bien

Para elaborar esta receta de bolitas rellenas de jamón y huevo, lo primero que tenéis hacer es poner al fuego, en bastante agua, patatas -4 o 6, dependiendo de los comensales, y huevos. Una vez hierva el agua, las primeras deberán cocer durante cerca de 35 minutos (pinchadlas antes de sacarlas) y los huevos unos 15 minutos. Dejad enfriar antes de pelar ambas cosas. Una vez frías y peladas, cortad en trocitos los huevos y las patatas y ponedlas en un bol, aplastadlas con un prensador o con tenedor y mezcladlas con un poquito de mantequilla derretida, dos cucharaditas de queso crema y dos pizcas de sal.

Cuando ya esté todo homogéneo, añadid trocitos o virutas de jamón ibérico y un poco de leche; solo un chorrito, ya que la mezcla no debe quedar líquida. Y seguid mezclando.

Enharinaos las manos y coged puñaditos de la mezcla del bol para hacer bolitas. Luego, pasadlas por harina, huevo batido y pan rallado.

Poned al fuego una sartén grande con abundante aceite de oliva y, una vez comience a hervir, añadid las bolitas hasta que queden doradas. Una vez fuera de la sartén pasadlas a una fuente grande cubierta con papel absorbente de cocina para eliminar la grasa. Luego, ya podréis servirlas en platos u otra fuente.

Deliciosas mini pizzas de pera y queso, ¡uhmm!

En media hora podéis tener preparados estos ricos bocados, que, seguro, les encantarán. Lo más fácil es comprar la masa de pizza refrigerada. Una vez extendida, cortad círculos (que no sean demasiado pequeños) con un cortapastas o con un vaso bocabajo. Sobre la base de cada mini pizza poned una capita de mozzarella -le aportará cremosidad- y sobre ella unas lasquitas de peras peladas (os recomendamos la de Rincón de Soto). Entre ellas, distribuid trocitos de jamón de York y unas pizquitas de queso gorgonzola.

Con el horno precalentado a 240ºC, poned a hornear las pequeñas pizzas en la bandeja durante unos 15 minutos. Un poco antes de sacarlas del horno, como unos cinco minutos, pintad la superficie de cada una de ellas con miel. Sacadlas y dejad que reposen una media hora. Por último, espolvoread con orégano.

Delicioso pastel de macarrones al horno

De todos es conocido que la pasta es uno de los platos preferidos de cualquier niño o niña, así que en este menú de Reyes no puede faltar una receta de macarrones, ¡pero la nuestra es de lo más original! Se trata de hacer un pastel de macarrones al horno, delicioso, sorprendente y de origen griego ¡que les dejará con ganas de más!

El truco está en cómo presentarlos. Su elaboración es sencilla; solo debéis cocinar los macarrones de la forma habitual. Para el acompañamiento, al igual que los macarrones boloñesa, haced un sofrito de cebolla y tomate al que incorporaréis la carne picada (salpimentad a gusto). Ahora, solo tenéis que montar la mitad los macarrones en un bol como primera capa, añade la carne cocinada y tapa la mezcla con el resto de los macarrones. Aparte, preparad una mezcla de dos huevos, un yogur natural y vaso de leche (como para preparar una quiche), verted sobre el recipiente y espolvoread con el queso rallado. Meted el pastel de macarrones 30 minutos en el horno precalentado a 180 °C. Desmoldad y servid.

¡Ojo!, para evitar desastres al desmoldar el pastel, mejor recubrid con papel de cocina el interior del bol. Deberéis esperar un poco a que se enfríe y ya lo podéis sacar del molde de forma fácil y sencilla.

Pastel de salmón, surimi y jamón, su plato estrella

Este plato es sencillísimo y se puede hacer el día anterior. Uno de los ‘trucos’ es que se elabora con pan de molde sin corteza. Lo indicado es empezar por la parte externa. Poned papel film forrando el interior de un molde alargado metálico (de los que se utilizan para flan o pudín). Sobre el fondo y las paredes del molde extended bien unas lonchas de salmón ahumado (también se puede sustituir por trucha ahumada), que sobresalgan un poco por los extremos. Reservad.

Para preparar el relleno, cortad muy picados huevo cocido, barritas de surimi, lechuga y una aceitunas (verdes o negras, al gusto) y mezclad bien todo en un bol grande con tres cucharadas soperas de mahonesa casera.

Poned sobre el salmón extendido en el molde una capa de mahonesa y una rebanada de pan de molde y, sobre ella, una del relleno que habéis preparado en el bol. Repetid la operación con otra rebanada de pan y otra de relleno y, por último, una más de pan. Cerrad el pastel con los bordes sobresalientes de las lonchas de salmón. Cubrid el molde con papel de horno y con una bandeja o plato para que haga peso. Dejad enfriar –fuera del frigorífico- durante una hora aproximadamente. Quitad el peso y el papel de horno. Si lo preparáis el día anterior, refrigeradlo. Si es el mismo día, volcadlo sobre una bandeja para cortar en rebanadas y servir.