No existe ningún medicamento eficaz contra la tos

64
tos y catarros

A punto de comenzar el invierno nos hemos adentrado en plena temporada de resfriados, catarros, gripes y demás afecciones respiratorias, que vienen acompañadas por la temida tos. Este es el momento en el que se inicia el peregrinar a las farmacias de muchos padres desesperados ante las ajetreadas noches de toses que les ofrecen sus hijos y que no dejan descansar a nadie de la familia.

Pues bien, desgraciadamente en la actualidad no existe ninguna medicación de eficacia comprobada para aliviar la tos provocada por los resfriados. Según el informe publicado en 2014 por la ONG Colaboración Cochrane, especializada en revisar estudios médicos, no hay ninguna evidencia científica que justifique el uso de jarabes para aliviar la tos. Se trata de una dolencia que dura entre cinco y ocho días independientemente del remedio que utilicemos.

aliviar la tos y los resfriados

El pediatra Dennis Scolnik, especialista de urgencias pediátricas en la Universidad de Toronto, afirma que “hace años que dejamos de usar medicamentos frente a los resfriados porque nada resultó eficaz para tratar una tos viral.” Además, hay medicamentos que incorporan riesgos de generar diversos efectos colaterales indeseados, por lo tanto ¿Qué sentido tiene asumir esos riesgos cuando sabemos de antemano que no funcionan? “Un niño con resfriado sólo precisará medicamentos en caso de que sea necesario reducir la fiebre,” explica el pediatra canadiense.

En niños menores de dos años, los jarabes contra la tos están contraindicados ya que pueden provocar convulsiones, taquicardia, disminución de la conciencia e incluso llegar hasta la muerte. De hecho, la Agencia del Medicamento de los Estados Unidos (FDA) recomienda no utilizar jarabes en niños de menos de cuatro años y en Canadá llegan más lejos limitando su uso hasta los seis.

Por qué se produce la tos

La tos ocurre cuando las terminaciones nerviosas de las vías respiratorias se irritan por diferentes motivos como el polvo, un virus o una bacteria, por ejemplo. Se trata de un acto reflejo para liberar las vías aéreas ante un exceso de mucosidad en los pulmones, aunque también puede presentarse como síntoma de una crisis asmática o de un proceso alérgico.

Básicamente existen cuatro tipos. La tos seca, al final de un catarro o como consecuencia de respirar algo que irrite los pulmones (polvo o humo); la tos productiva, con flema, que se produce para expulsar el exceso de moco en los pulmones y que no es recomendable tratar ya que se impediría la expulsión de la mucosidad; la tos silbante, cuando se padece asma; y la tos ronca como consecuencia de una laringitis.

Es recomendable acudir al médico si la expectoración presenta un color verdoso o con sangre, si va acompañada de fiebre o vómitos, si se prolonga durante más de diez días o si se presenta dificultad respiratoria.

El riesgo de automedicarse

Estos son algunos de los medicamentos más utilizados por los españoles (que no deberían tomarse sin control médico) y sus posibles efectos colaterales:

El Ibuprofeno no debe tomarse en cantidades superiores a los 1.200 mg diarios ya que puede perjudicar a órganos como el corazón o el estómago.

Los fármacos antigripales son mezclas de principios activos que pueden provocar reacciones adversas resultando difícil averiguar cuál es el causante.

Un jarabe suele estar formulado con derivados de la morfina, como la codeína, que pueden generar adicción.

Existen los antibióticos no sirven para nada si el trastorno es vírico. Tomarlos cuando no toca crea resistencia bacteriana.

Del Paracetamol no se debería tomar más de 4 g diarios. Puede generar alergia y debe evitarse en el caso de tener el hígado delicado.

Remedios caseros contra la tos

Pero ya que no existen remedios médicos eficaces para tratar la tos vinculada a los resfriados, ¿Qué podemos hacer cuando aparece? Os propongo algunos métodos caseros que os ayudarán a que las noches sean más llevaderas:

Miel contra la tos

tos y catarros

Un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania (USA) concluyó que la miel puede ser más efectiva que cualquier medicamento para calmar la tos. Lo ideal es tomar tres cucharadas de miel al día o mezclarla con leche caliente pero ¡OJO! No se debe dar miel a los menores de un año ya que puede producir botulismo.

Uso de humidificadores

Los humidificadores son la versión moderna del tradicional uso del vapor frente a los resfriados o las congestiones. Se deben limpiar y secar bien cada día para evitar que se contaminen de bacterias y tener en cuenta que si la tos viene originada por una bronquitis, su uso está contraindicado. Se pueden sustituir por una cazuela de agua caliente encima del radiador.

La cebolla cortada para las noches

Una cebolla cortada por la mitad en la habitación por las noches es uno de los trucos más conocidos. Su eficacia no está avalada por datos científicos pero la verdad es que en ocasiones parece que funciona.

Hidratación y suero fisiológico

Para ir sacando la mucosidad que genera el resfriado en un niño, lo ideal es mantenerle bien hidratado bebiendo mucho líquido incluyendo suero fisiológico, que también se puede inhalar mediante un nebulizador.

Dormir con la cabeza elevada

Cambiar la posición y dormir con la cabeza más alta ayudará a que la mucosidad no pase a la garganta incrementando las probabilidades de mejoría.

Gárgaras de agua con sal

Cuando aparece el dolor de garganta, este procedimiento ayuda a reducir los síntomas haciendo que la mucosidad sea más fina. Medio vaso de agua fría con dos cucharadas de sal es suficiente.

Vaporub

A pesar de que sigue siendo un misterio el motivo por el cual este producto funciona, la verdad es que parece que sus ingredientes ayudan a evitar la congestión y también a aliviar la tos. Un estudio de la Universidad de Pensilvania así lo corrobora.

Circulan muchos otros métodos para aliviar la tos pero personalmente no los he comprobado. Los que os he expuesto, a mi me han funcionado en alguna u otra ocasión. Es cuestión de ir probando.