Una recreación histórica para viajar al Siglo de Oro en Lerma

2458
recreación histórica Lerma

En solo dos horas en coche desde Madrid os podéis plantar en el siglo XVII, en la bonita villa burgalesa de Lerma. Del 20 al 22 de mayo la localidad se viste de gala y uniformes de la época para recrear en sus plazas y calles el conocido como Siglo de Oro -aunque en realidad se extendió algo más de cien años-. Esa época dorada en la que hubo gran auge de actividad artística, cambio de hábitos sociales (e incluso de moda), combates por la conquista de tierras y un gran avance cultural la podréis vivir en sus calles, con un montón de propuestas para los visitantes de todas las edades. Algo más de 300 recreadores darán vida a la III Recreación histórica de Lerma siglo XVII.

Del reinado de Felipe III a mitad del siglo XVII

Los actores, provenientes de diversos países (Polonia, Italia, Francia, Finlandia, Portugal, Puerto Rico, Australia y, por supuesto, de España), poblarán con una recreación histórica de la villa que tuvo tanta notoriedad y tan rico patrimonio durante el reinado de Felipe III -1598 a 1621- y el poder de su valido, Francisco de Sandoval y Rojas, duque de Lerma. Los recreadores vestirán ropa de la época dorada de la localidad y enseñarán al público curiosidades de un periodo de la historia en el que Los Tercios -unidad militar casi imbatible y muy poderosa en los reinados de la Casa de Austria- protagonizaron combates de importancia.

Durante todo el fin de semana, además de revivir las batallas de los Tercios, habrá clases de danza y baile de la época, visitas guiadas, desfiles, comida de campamento… Antes de la desgraciada aparición de la pandemia esta recreación se enmarcaba en la Fiesta Barroca de Lerma, que tiene lugar el primer fin de semana de agosto -otra fecha a apuntar en vuestra agenda-, pero (debido al gran aforo de la última edición) se decidió dividir en dos los actos conmemorativos.

Un marco incomparable para recrear Los Tercios

Lerma, a 38 kilómetros de la capital burgalesa, está sobre un cerro desde el que se contempla un buen tramo del río Arlanza. La única puerta de entrada que se mantiene de la muralla medieval es el Arco de la Cárcel. Desde allí accederéis a la villa ducal, así denominada desde que el favorito del rey Felipe III decidió pasar de ser conde a duque y crear, sobre un castillo del siglo XV, el Palacio Ducal para regalárselo al monarca como lugar de descanso cuando le visitase, ya que el duque residía en la localidad. El Palacio (hoy Parador de Turismo) se encuentra en la zona más alta de Lerma.

Un escenario magnífico: su Plaza Mayor

Fue también el duque de Lerma -que se enriqueció notablemente con el cambio de la Corte de Madrid a Valladolid y con sus múltiples especulaciones- quien encargó la construcción, en 1601, de la Plaza Mayor de la villa. Es de estilo herreriano, como muchos edificios de la localidad y un estupendo escenario para buena parte de los espectáculos de la III Recreación histórica del siglo XVII. Su extensión es de 6.862 metros cuadrados y es una de las más grandes y bonitas de nuestro país. Rodeando la Plaza Mayor veréis varios locales gastronómicos en los que degustar no solo su famoso lechazo, su enseña culinaria, sino muchas otras exquisiteces. Entre una recreación y otra, de los desfiles a los combates de Los Tercios, os podéis hacer con productos destacados del lugar: miel, nueces o queso.

No podéis de dejar de recorrer el pasadizo entre el Palacio y la Colegiata de San Pedro (del siglo XVII), testimonio vivo de la recreación. También en vuestro paseo, entre recreadores, veréis calles con soportales, legado de la época medieval.

Un plus a la Recreación histórica

Regresando del siglo XVII al XXI y después de disfrutar del hecho de ‘revivir’ el pasado, os recomendamos alguna de las muchas excursiones que parten de Lerma y que animarán a los andarines, como la de la ribera del río Arlanza. No muy lejos de la villa -en este caso es recomendable desplazarse en coche- están los yacimientos de Atapuerca, que albergan restos humanos de hace más de un millón de años; se dice que de los primeros europeos.

Pero desde la primera quincena de julio os esperan en Lerma (o muy cerca) muchos ‘viajes’ al pasado, como el Camino de Amores, la citada Fiesta Barroca, el Cronicón de Oña, la Batalla de Atapuerca u otras representaciones de la zona, como la de Los 7 infantes de Lara (los últimos ya en agosto). Mientras esperamos al verano, la primera que levanta el telón es la III Recreación histórica de Lerma siglo XVII. Os va a encantar.