Talleres de arcilla y barro para que modelen sus sueños

947
talleres de barro y arcilla

Amasar, modelar, trabajar materiales dúctiles con las manos es algo muy gratificante y relajante, que, además, tiene una interesante proyección artística y que hace posible que todos demos forma a nuestros sueños. Tocar, oler, observar y poner en práctica este oficio –aunque se trate de una iniciación dirigida a los peques y sus familias- es el objetivo de algunos talleres sensoriales muy recomendables. Nos hacemos eco de dos de ellos en Madrid, que, además, tienen precios muy asequibles y la emoción de elaborar, con vuestras manos, lo que imaginéis. En el segundo de ellos también hay propuestas de cerámica para los mayorcitos y los papis, tíos o abuelos. Nunca es tarde para poner las manos en la masa de la artesanía.

Sentir la arcilla con El Hilo Rojo

En Espacio Abierto Quinta de los Molinos, El Hilo Rojo ha programado tres estupendos talleres sensoriales durante el mes de noviembre. Bajo el lema de Sentir la arcilla, los peques de entre 2 y 6 años y sus familias conectarán con sus emociones expresándolas a través de su trabajo modelando este material. Como señalan desde el centro de ocio -dentro del Parque de la Quinta de los Molinos-, el objetivo es “jugar, amasar, transformar, modelar, cortar, golpear, pellizcar y convertir esta masa natural en lo que nosotros queramos. En definitiva, una proyección real de lo que imaginemos”.

La tallerista Arancha Cristo, con una experiencia de 15 años en escuelas infantiles de la Comunidad de Madrid, con niños de 0 a 3 años, y fundadora, en 2015, de El Hilo Rojo, espacio de juego en Rivas-Vaciamadrid, es la encargada de dirigir este atractivo taller. Es especialista en propuesta de juego en forma de instalación (material no estructurado, proyecciones, luces…). En fin, una estupenda referencia para los peques y sus familias. Sentir la arcilla tiene una duración de 40 minutos, pero si queréis saber más sobre otras propuestas de su escuela, podéis consultar en elhilorojocrianza.com, porque, además de los talleres apuesta por la metodología de juego libre y respeto a la infancia.

Dónde. Espacio Abierto Quinta de los Molinos, Aula 1. Calle Juan Ignacio Luca de Tena, 20. Madrid. Teléfono: 91 318 45 90.

Cuándo. Días 6 de noviembre, a las 12:00 y 17:00, y 7 de noviembre, a las 12:00, y 27 de noviembre, a las 17:00.

Precio para niños y adultos: 4 euros por persona.

Unos talleres con mucho arte

Taller de Amasarte

En pleno centro de la capital se encuentra un taller con bonito nombre, Amasarte, y buenísima referencias. Se trata de una escuela dedicada a la cerámica artística y a la artesanía en general para todos los públicos y con cursos infantiles, para que los más chiquititos se emocionen y expresen con este arte y potencien sus habilidades. Por otro lado, en esta escuela -en la que se trabaja al ritmo que cada cual se marque, sin prisas por conseguir su obra-, se imparten talleres intensivos y de fin de semana sobre técnicas concretas.

Amasarte propone clases regulares, de 8 horas mensuales (un día a la semana) para que quienes quieran iniciarse en el diseño y elaboración de piezas cerámicas (platos o vajillas, por ejemplo) compartan espacio, pero establezcan sus tiempos para crear su proyecto. Eso sí, guiados por especialistas, ya sea en cerámica artística o alfarería. El horario de estos talleres es de lunes a viernes, de 12:30 a 14:30 o de 17:00 a 19:00 o de 19:30 a 21:30.

Para pequeños artistas modeladores

Los talleres infantiles son punto y aparte. Se disfruta jugando y experimentando con el barro, un material que les hará entretenido, fácil y agradable su misión y que activará su imaginación. Tienen lugar los fines de semana y los padres y otros familiares son bien recibidos. Para acudir a ellos hay que rellenar un formulario en amasarte.es.

La vallisoletana Ana Barriuso, técnico superior en artes plásticas y diseño y especialistas en cerámica artística, es la responsable de esta interesante iniciativa.

Dónde. Calle de las Minas, 6. Madrid. Teléfono: 600 09 45 29.

Os animamos, porque igual en estas propuestas sensoriales está su futuro o su afición o actividad lúdica y liberadora. Las manos en la masa no se ponen solo en la cocina; la imaginación y la creatividad, en todo.