Turismo rural diferente y en familia cerca de Madrid

2268
turismo rural en alojamientos diferentes cerca de Madrid

Cada temporada del año tiene algo especial. Cada estación se caracteriza por sus actividades, desde la nieve en invierno hasta la playa en verano. Son muchos los que, de forma habitual, realizan escapadas en familia para disfrutar de sus vacaciones en la naturaleza. Pero otros (muchos), tras meses confinados, hemos descubierto otro tipo de vacaciones, el turismo rural. Si bien al principio solo nos importaba disfrutar al aire libre, una casita rural con un pequeño jardín o en un pueblo pequeñito donde poder respirar, ahora ya no buscamos cualquier alojamiento. Queremos un lugar que nos deje con la boca abierta, por su entorno y actividades que podamos realizar y ¡hasta sorprendernos nosotros mismos al llegar!

El otoño posiblemente sea la mejor época del año para disfrutar de esta experiencia, sobre todo con la buena climatología de estos últimos días de octubre, para poder deleitarse de los magníficos lugares naturales de nuestra geografía haciendo turismo rural activo.

Desde las páginas de nuestra revista hemos ido desgranando diferentes lugares y formas de realizar una escapada para dormir entre los árboles o pasar unas vacaciones de ‘cuento’ con los peques. Hoy os vamos a hablar de tres alojamientos cerca de Madrid donde pasar unos días en familia plenos de actividades y naturaleza.

Agroturismo El Capriolo

Este alojamiento, ubicado en el municipio de Garganta de los Montes y situado dentro de la Sierra Norte de Madrid, en pleno corazón del Valle del Lozoya, está a solo unos 80 kilómetros de Madrid, poco más de una hora en coche desde la capital.

Sus alojamientos, Lucca,  Siena, Elba, Toscana y Pisa son cinco coquetas ‘casas rurales’, que forman parte del mismo edificio, pero cuentan con diferentes entradas en dos calles paralelas. A partir de 100 m2 y son ideales hasta para 7 personas, con todos los servicios y comodidades para familias con niños grandes y pequeños. Un punto más a su favor es que es Petfriendly.

Para ellos, para los niños, hay multitud de posibles actividades: rutas en burro por la zona, talleres de naturaleza, visita al huerto y ganadería del agroturismo… Para reservar, dirígete a su web.

Además, podréis disfrutar de su ganadería con 30 animales, entre los conoceréis a la vaca Lola, su hija Pepita o a los burros Lolo o Valentina. Los peques aprenderán descubriendo las tareas cotidianas del campo en los ámbitos de la agricultura y la ganadería. Está abierto todos los fines de semana del año.

Dónde. Travesía Mayor, 17 28743 Garganta de los Montes (Madrid)

Glamping en ‘teepees’ de madera

Ya os hemos hablado de este tipo de experiencia, el Glamping. En está ocasión nos hemos fijado en una instalación muy cerca de Madrid, aunque en la provincia de Ávila y a los pies de la sierra de Gredos. Se trata de The Teepee, ubicado a las afueras de Mombeltrán, a unos 150 kilómetros de Madrid, uno de los municipios más pequeños de la Comunidad de Madrid, con apenas 340 habitantes. Sus instalaciones cuentan con todo tipo de comodidades y servicios, pero en un espacio en el que disfrutar plenamente de la naturaleza. Se trata de un lugar de reciente inauguración: principios del verano de 2021.

¿Qué es el ‘tipi’ (en inglés, tepee o teeppe)? Procede de un término de origen Lakota (sioux) que significa ‘para vivir’. El tipi es la vivienda nómada original de las tribus de las Grandes Praderas de Norteamérica y tiene forma de cono. Este glamping cuenta con seis cabañas de madera con forma tipi, todas ellas de unos 18 m2 de superficie, con una cama de matrimonio de 150 centímetros, y alguna con cama individual añadida, y ¡las mascotas son bienvenidas!

Cada una de las cabañas tiene su propio nombre y un símbolo que la identifica, y todas están conectadas con la naturaleza: aire, fuego, madera, tierra, agua y mineral.

Referente a las actividades que podréis desarrollar durante vuestra estancia, destacan las de senderismo, rutas en kayak, en quad o disfrutar de un parque de aventuras. También podréis visitar las famosas cuevas del águila, que se encuentran a tan solo 10 kilómetros del alojamiento, o descubrir en vuestra visita el Castillo de mombeltrán.

Dónde. Camino forestal El Almoclón, 05413. Mombeltrán (Ávila).

De fin de semana en una granja

¿Imagináis una casita en medio del campo en la que no hace falta echar la llave para dormir tranquilos, donde los niños entran y salen a su aire? Esto es lo que nos ofrece el equipo que forma la Granja El Enebral, ubicada en la localidad segoviana de Rosuero, a tan solo una hora de Madrid, ocupando una finca privilegiada en medio de la naturaleza a los pies del Puerto de Somosierra.

Este complejo rural dispone de tres tipos de alojamientos, desde la habitación ideal para parejas con un bebé o un niño, hasta la Casa Grande, con capacidad para 15 personas con cocina y jardín (barbacoa) independiente, o las Casitas, para la familia o amigos, con dos habitaciones.

Entre sus servicios podréis utilizar la doble cocina común de 60 m2, equipada de arriba a abajo, por si queréis cocinar. Asimismo, disponéis de una barbacoa.

Nada más llegar a la granja los niños querrán ir corriendo a conocer a los animales del establo, una bioconstrucción de paja que quizá no han visto nunca antes. Saludar al burro Ronchín, ver a los conejos entrar y salir de la madriguera, dar de comer a las gallinas y recoger, con suerte, algún huevo recién puesto. Y seguro que también les gustará dar de comer de su mano a las cabritas Lucero y Dulce.

Todo un plan para los niños

El viernes, a la llegada, tras dejar las maletas en la habitación o casita, y antes de que os déis cuenta, los niños estarán en el establo para disfrutar de los animales. Para los mayores proponen un picoteo con unas cervezas y hay patatitas de la churrería más antigua de Madrid. 

Disfrutaréis de la ausencia de ruidos, del aire puro y la naturaleza mientras llega la hora de la cena, a base de pizza casera del horno de barro que elaboran allí mismo.

El fin de semana de agroturismo realmente comienza el sábado, a las 9:00, hora en la que los niños ayudarán al granjero a sacar a los animales, darles de comer, buscar huevos… Les contará historias increíbles de cada huésped del establo, para culminar con un estupendo desayuno poco más de media hora después. Hasta la hora de la comida, tiempo libre para poder acercarse a las localidades de Pedraza, Sepúlveda, Riaza, a las cuevas de los Enebralejos y a los castillos medievales de la zona. De vuelta a la granja, el lechazo ya llevará un buen rato en el horno de barro con leña de encina; tomad el aperitivo para ir abriendo boca, y a las 14:30 llegará la llamada a comer el asado.

Hacia las 16:00, los niños que quieran apuntarse jugarán un rato con los conejitos, mientras los papis harán la sobremesa. Y, también, darán un paseo en los ponis Inés y Lucum, algo que les encantará, para más tarde volver a ayudar al granjero a encerrar en el establo a los animales.

El broche final es el domingo. Los peques volverán a dar de comer a los animales (seguro que ya son sus ‘amiguitos’) antes de desayunar. Luego, tendréis toda la mañana por delante para seguir explorando la zona o disfrutando de la paz de la granja.

La hora de entrada es los viernes a partir de las 14:00. La hora de salida del alojamiento, el domingo antes de las 12:00. Si lo deseáis podéis prolongar vuestra estancia durante el domingo hasta las 19:30 pagando un suplemento. Precios, todo incluido. Niños (2-3 años): 60 euros. Niños (4-17 años): 90 euros. Adultos: 155 euros. Todos son por persona con alojamiento, comida y estancia de 2 noches.