Un buen plan de domingo (o cualquier otro día) cerca de Madrid

2919
Pueblos con encanto Madrid

Muy cerca de la ciudad de Madrid encontramos pueblos con mucho encanto, ideales para una excursión o una escapada de domingo, para visitar en cualquier época del año, donde los urbanitas podemos reencontrarnos con la naturaleza. Si el año 2022 ha sido el retorno a la normalidad, con las primeras navidades plenas, el año 2023 seguramente se caracterizará por la vuelta a los paseos relajantes por la sierra madrileña y del disfrute de su exuberante naturaleza, con sus bosques y ríos, en familia.

Posiblemente la primavera que viene será un ‘must’ a tener en cuenta en nuestros planes de ocio. Aunque, sinceramente, cualquier fecha es buena para para compartir nuestro tiempo libre en familia en un plan de domingo.

Ya os hemos hablado de ellos, como Patones, La Hiruela, Lozoyuela-Navas de Buitrago-Sieteiglesias, Horcajo de la Sierra y Aoslos, Puebla de la Sierra, Buitrago de Lozoya, Chinchón, Manzanares El Real, Colmenar de Oreja, San Martín de Valdeiglesias… ¿te animas?. A continuación os presentamos una guía para redescubrir los pueblos madrileños.

Patones de Arriba

Situado al Nordeste de la Comunidad de Madrid, a unos 60km de la ciudad de Madrid, es un placer pasear por las pintorescas calles de uno de los pueblos con más encanto de la región disfrutando de la tradicional arquitectura negra de la sierra norte, sus rincones y paisajes de enorme belleza donde montañas, arroyos y ríos forman mágicos rincones donde perderse.

Visitar los yacimientos arqueológicos, realizar una de las rutas y visitas guiada, o tras un día de espeleología o escalada, degustar una buena comida típica castellana. Más información en https://www.patones.net.

La Hiruela

Pueblos poco habitados con gran encanto
La Hiruela

A poco más de 100 kilómetros de Madrid, en la Sierra del Rincón y reconocido como Reserva de la Biosfera por la Unesco, se encuentra este bellísimo pueblo que se caracteriza por su cuidada arquitectura. Llaman la atención sus casas construidas con piedra (en muchas de sus fachadas a la vista), adobe y madera de roble.

Dicen que es una de las localidades mejor conservadas de la Comunidad, algo que podemos comprobar viendo el Molino Harinero, la Casa de la Maestra, la Casa del Cura, la Casa Consistorial… Este lugar de la Sierra Norte tiene muchos más atractivos; las rutas por bosques con arroyos y dehesas son una excelente propuesta para hacer un poco de ejercicio mientras admiramos un paisaje único. Algunos de estos recorridos se pueden realizar con guías (por un precio de 3 euros/persona mayor de 7 años). Las sendas no tienen dificultad y las pueden hacer todos los niños.

El pueblo de La Hiriuela, junto con Montejo de la Sierra, Prádena del Rincón, Horcajuelo y Puebla de la Sierra, permite realizar rutas a pie por increíbles sendas entre bosques, arroyos y dehesas, perderse por lugares únicos. No te pierdas sus fiestas tradicionales. Más información en http://turismolahiruela.es/.

Lozoyuela

Uno de nuestros destacados de la serie de artículos denominada «Los pueblos de Madrid» que os recomendamos leer. Lozoyuela es otro pequeño pueblo (con una superficie que apenas supera los 52 km² y a 1028 metros de altura sobre el nivel del mar) de gran belleza en todos los sentidos. Aunque para ser fieles a la verdad tendremos que referirnos a su nombre completo, el que hace alusión a los tres núcleos urbanos que reúne: Lozoyuela-Navas de Buitrago-Sieteiglesias.  Antigua frontera entre cristianos y musulmanes, el municipio pertenece a los atrayentes pueblos de la Sierra Norte de Madrid y el paisaje que lo rodea es de ensueño: prados, altozanos, dehesas, zonas de cultivo, bosques de fresnos y pinos…

Y todo a poco más de 70 kilómetros de la capital. Parece mentira que un lugar pequeño reúna tanto: cultura, ocio, paisajes espectaculares, interesante arquitectura y gastronomía. Además, insistimos en ello, está a un tiro de piedra de otros municipios con gran encanto. ¿Nos acompañáis? Os animará a visitarlo, y más de una vez. Más información en http://www.turismolozoyuela.com/.

Horcajo de la Sierra

Horcajo de la Sierra, un municipio que, en realidad, está formado por dos núcleos urbanos: el propio Horcajo de la Sierra, que funciona como capital, y Aoslos, a 3 kilómetros del anterior, en zona de prados. El origen de este municipio -bautizado como Horcajo, ya que etimológicamente la palabra hace referencia a la confluencia de dos ríos; en este caso, el Madarquillos y el del Valle de las Moreras- parece estar en un poblado en la zona más alta del lugar y en torno a una torre fortaleza, que luego fue sustituida por un campanario.

Las viviendas rústicas de piedra, que aún se conservan, muchas de ellas a imagen y semejanza de los antiguos corrales de los pastores, las rutas junto al río Madarquillos y las viejas vías pecuarias; es decir, naturaleza y arquitectura serrana, son dos reclamos para visitarlo. A ello hay que añadir sus fiestas y gastronomía. El ya reconocido como Horcajo de la Sierra-Aoslos (desde 2009) está a menos de 90 kilómetros del centro de Madrid.

Imprescindible en tu viaje ver la iglesia gótica de San Pedro in cathedra del siglo XV y su retablo del XVI. Horcajo y Aoslos ofrecen al viajero alojamientos rurales restaurados y rehabilitados en un impresionante paisaje natural en el que se desarrollan todo tipo de actividades y deportes al aire libre como turismo ecuestre, bici de montaña y cicloturismo, caza, pesca, esquí, escalada, puenting, micología o senderismo. Más información en http://www.horcajodelasierra-aoslos.es/.

Puebla de la Sierra

Un municipio de auténtico cuento que enamora por su belleza. Se encuentra en pleno centro de la Sierra del Rincón, declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera en 2005, está cruzado por el cristalino río Puebla. Aislado, en cerca de 18 kilómetros a la redonda, de otros pueblos, se encuentra enclavado en un entorno de una  increíble belleza. Grandes bosques de pinares y robles autóctonos jalonan la carretera de acceso. Y, una vez en el centro urbano, os encontraréis con casas de piedra oscura cuyas ventanas, puertas y alguna otra parte de los edificios están enmarcados en madera, que sus propietarios restauran y cuidan con mimo.

La Puebla de la Sierra se divide en dos por la Calle de la Cruz, que transcurre desde el Puerto de la Puebla y, tras un vado, asciende al antiguo Lavadero. En el pueblo también se mantiene la vieja Fragua, en la que sus primeros habitantes trabajaban los metales. Y es de destacar el encanto de su plaza central. Pero vamos a sus orígenes… y a sus propuestas actuales. Las de siempre son los más bellos y placenteros paseos por una naturaleza en pleno esplendor.

Pero sobre todo, al pasear por el pueblo, nos encontramos un museo con obras de arte al aire libre llamado ‘Valle de los Sueños’. Se trata de un parque escultórico para disfrutar exteriormente de 113 obras de 63 escultores. Antes de iniciar el recorrido al aire libre –que se puede realizar autoguiado o con visita guiada en grupos de 10 personas y, en cualquier caso, acompañados por un trabajador del museo- en el centro de interpretación se realiza una proyección como introducción a la visita gratuita.

Buitrago del Lozoya

Viajad a la Edad Media Buitrago del Lozoya

En el Valle Medio del Lozoya, se alza Buitrago sobre un promontorio circundado por el río Lozoya del que toma parte de su nombre, barrera natural para una población que es uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad de Madrid, está a 75 kilómetros al norte de la capital y a los pies de la Sierra de Guadarrama. Desde 1993 es Bien de Interés Cultural y su recinto amurallado está reconocido como Conjunto Histórico Artístico.

Por si fuera poco, cuenta con bellas rutas de senderismo, zonas de recreo (destaca su piscina natural en verano) y agua, buena gastronomía y un museo de nivel; sí, el Museo Picasso-Colección Eugenio Arias, con más de 60 obras del internacional pintor malagueño.

En Buitrago del Lozoya os esperan muchas más agradables sorpresas. Os animamos a acudir para que descubráis y disfrutéis su belleza. Si queréis ampliar la información, acceder a su web de Turismo.

Rascafría

Si hay una localidad que por su ubicación, patrimonio cultural y paisajístico merece la pena visitar en la Comunidad de Madrid, es Rascafría. Una localidad que es la puerta de entrada al Valle del Lozoya, al pie de la Sierra de Guadarrama. Te proponemos esta sencilla ruta urbana, siguiendo el cauce del rio Artiñuelo, que atravesando la villa, con poca dificultad, te hará disfrutar de la naturaleza y el patrimonio.

Esta ruta que sigue el curso del río en su paso por el municipio, nos llevará a recorrer algunos de los puntos de interés más desconocidos y por otro lado muy significativos de Rascafría. La ruta es muy recomendable para ir con niños, ya que a lo largo del paseo tenemos varias zonas recreativas y parques.

Además, destaca por El Bosque Finlandés, al lado del Monasterio de El Paular. El paisaje es realmente soberbio y espectacular durante todo el año. Pero en invierno, es posible encontrarlo con nieve y hasta con sus aguas, prácticamente, congeladas. Su nombre real es Bosque El Potario pero recibe el nombre popular de Bosque Finlandés por tratarse de un fiel reflejo de la belleza de los enclaves de los cuentos de Hans Christian Andersen. En algunas zonas, el verde de las hojas de los árboles perennes ofrece un magnífico contraste con el paisaje general. Es como viajar a Finlandia sin salir de Madrid, a través de un bosque con encanto.

Chinchón

Seguro que más de una vez habéis viajado a esta bella villa a poco menos de una hora de Madrid (46 kilómetros). Sí no ha sido, así os invitamos a que lo hagáis. Incluida por su belleza, singularidad y el valor reconocido de su Patrimonio Cultural en el programa de ‘Villas de Madrid’, Chinchón conserva su encanto como un tesoro para deleite no solo de sus habitantes, si no de todos aquellos que se acercan a ver de cerca esta ciudad.

Pero si lo tuyo es la naturaleza, los alrededores de Chinchón destacan por sus humedales como las lagunas de San Juan, Casasola y San Galindo, o el espacio del Pingarrón que está incluido en el Parque Regional del Sureste. En los aledaños de Chinchón también puedes ir a ver el Castillo de Casasola, a unos 6,8 km en dirección Titulcia. El Castillo es como un “nido de águilas” que tiene una posición dominante sobre el valle del Tajuña y unas maravillosas vistas, aunque actualmente no se puede visitar su interior.

Además de disfrutar paseando por sus calles, nos permite hacernos una idea de la belleza de este rincón de la región, los sábados su Plaza Mayor se convierte en un auténtico mercadillo popular. Y aunque sí que es cierto que el atractivo de Chinchón es razón suficiente para visitar la ciudad –a fin de cuentas es el pueblo más visitado de España–, la decoración medieval de su popular y reconocido Mercado Medieval Artesano convierte, en el mes de febrero, en la excusa perfecta para ir a Chinchón. La zona del mercado, que es el eje del Mercado Medieval, discurrire por la plaza Mayor, la plaza de San Roque y la calle de los Huertos.

La verdad es que la lista de pueblos de Madrid para recomendar es enorme, pero los que os mostramos aquí son suficientes para haceros una idea de la cantidad de planes de ocio, gratis o por poco dinero, que podéis realizar en las próximas fechas de 2023.