Un buen (y seguro) día en Madrid con los peques

Madrid es una ciudad viva, que, con prudencia, se puede disfrutar y recorrer de mil y una maneras

383
estanque del Parque de El Retiro

Vivir con todos los sentidos una ciudad como Madrid es siempre posible. En estos momentos, con movilidad perimetral; después, cuando sea posible que la puedan visitar quienes viven fuera de ella, y siempre siguiendo todas las medidas de seguridad, el otoño se respira a pleno pulmón en la capital. Sí, si vivís en ella es posible recorrer la ciudad y participar de actividades muy chulas con vuestros peques. Imaginad una mañana del fin de semana en la que Madrid está bañado por el sol de la estación. Bien, pues os proponemos un plan de sábado o domingo con los chiquillos, y con toda la seguridad del mundo (importantísimo). Puede ser el próximo fin de semana o cualquiera.

Desayuno saludable y exquisito fuera de casa

ocio en Madrid

Empezamos el día en el corazón de la ciudad –no hace falta moverse mucho para aprovechar el día-. Y lo hacemos en una cafetería con muy buenas referencias: Plenti, en la calle Moreto, 17 (local izquierdo). Entre sus delicias –para el desayuno, el brunch o una merienda temprana- hay opciones vegetarianas, veganas, sin gluten y hasta café orgánico tostado. Todo es muy saludable y fresco. Los molletes tostados (de queso de cabra, mermelada de albaricoque, tomillo y nueces, por ejemplo), los cereales (de yogur, granola, fruta fresca y miel, otro ejemplo) o las variadas tostadas harán las delicias de los peques, y de todos. Los sábados y domingos está abierto de 10:00 a 18:00.

Otoño a remo en el más famoso estanque de la capital

Muy cerca está el Parque de El Retiro y su estanque, el más famoso para madrileños y foráneos y uno de los más antiguos, ya que fue construido entre 1634 y 1636. Entonces sus aguas las surcaban pequeñas embarcaciones con reyes y nobles a bordo, y llegó a tener una isla en el centro. Hoy, recién restaurado y desde el pasado 1 de julio con regreso a su actividad –adaptado a la nueva normativa-, vuelve a ser un estupendo lugar para cruzarlo en barcas de remo (algunas accesibles para personas que precisan de silla de ruedas) o en su afamado barco solar.

Y ya que os dais el respiro –remando, eso sí- quizás animéis a vuestros hijos, de entre 7 y 17 años, a que un día próximo se apunten a la Escuela Municipal de Piragüismo. La Junta Municipal del distrito de El Retiro ha puesto en marcha un taller gratuito de remo –en este caso dirigido a todos los públicos- y en el que se practica tanto en el estanque como sobre tierra, para fomentar la actividad física. Hay que inscribirse en escuelaretiro@piraguamadrid.com.

Hasta finales de octubre, si tenéis hijos pequeños, una buena propuesta es acudir al Teatro de Títeres de El Retiro (fines de semana, a las 12:30). La entrada es gratuita.

Un paréntesis de ‘alta comida rápida’

Ya lo sabemos, a los niños les encanta la comida informal, que no siempre está reñida con la calidad. Magasand es un negocio familiar con cuatro locales en la capital y en los que se come muy bien en ‘formato rápido’. Su carta incluye propuestas como bagel beef, ensaladas variadas, focaccias, currito polar, smothies… Y todo con un denominador común: comida sana y de calidad (también elaborada con productos ecológicos). Cerca de El Retiro está el local –con mucho encanto en la decoración, como los otros tres- de la calle Ayala, 28. También podéis acudir a los de las calles Columela, 4, Travesía de San Mateo, 16, y Tomás Bretón, 52.

…y una tarde ‘de muerte’

que hacer con los peques

Ya sabéis que la expresión hace también alusión a algo divertido y curioso. Por tercer año consecutivo, Casa de México en Madrid abre sus puertas al público en una de las celebraciones más famosas y particulares del país azteca: el Día de los muertos, fecha en la que se honra a los seres queridos que ya no están entre nosotros instalando altares de flores, ofrendas y objetos que recuerdan a los que se fueron. Este año –dedicado a las víctimas de la COVID-19– han montado un gran altar elaborado con papel picado y casi 6.000 bellas flores de papel (también hay calaveras de bambú). Todo el material procede de tres estados mexicanos (Estado de México, Puebla y Morelos). La decoración no asustará a los peques; hay que explicarles que se trata de otra cultura en la que se despide a los familiares y amigos de una manera festiva.

Casa de México mantiene esta actividad hasta el próximo 8 de noviembre y se puede visitar de manera guiada y gratuita previa inscripción. Ante la gran demanda ha ampliado su horario (con todas las medidas de seguridad). Si acudís el fin de semana, a partir de las 16:30, haced la reserva en su web.

Dónde. Casa de México en España. Calle Alberto Aguilera, 20.

Nuestra sugerencia de plan es solo eso, una sugerencia (muy reconfortante), porque Madrid es una ciudad viva, que, con prudencia, se puede disfrutar y recorrer de mil y una maneras con los peques.