Un tren os traslada a los molinos del Quijote con Cervantes a bordo

El billete incluye visitas guiadas a los molinos, los monumentos más característicos de la ciudad y visita a una bodega con degustación

165
molinos del Quijote

El pasado 14 de mayo el Tren Ruta de los Molinos realizó su primer viaje turístico desde la estación madrileña de Chamartín Clara Campoamor (con parada en la estación de Cercanías de Atocha) con destino a la ciudadrealeña de Campo de Criptana. Una actividad que sabemos que os encanta y que realizan otros convoyes turísticos por distintos lugares de nuestro país. El viaje, con un especial recorrido recreado, guiado y con mucho encanto, se repetirá durante algunos sábados, hasta finales de octubre (abajo os señalamos las fechas y os adelantamos que la próxima es el 28 de mayo). Animaos a visitar los ‘gigantes’ a los que se enfrentaba Don Quijote de la Mancha y también a disfrutar del enoturismo y gastronomía de la zona.

Un viaje a la Tierra de gigantes

Hay constancia de que Miguel de Cervantes sitúo parte de su obra cumbre en Campo de Criptana y sus alrededores (así lo señalan los expertos, que dicen que allí se inició el VIII capítulo del libro). Fue entre molinos, que él imaginaba gigantes. Allí, a la conocida como Sierra de los molinos de viento y a su nuevo Centro de Interpretación -tres de ellos siguen funcionando y moliendo cereal tal como en el siglo XVI y con la misma maquinaria rehabilitada-, acudiréis si os subís a este tren turístico. También entraréis dentro de algunos de estos emblemáticos ‘gigantes’ con aspas. Llegaréis a la localidad criptanense poco después de las 11:00, tras un entretenido recorrido con actores a bordo, que caracterizan a los personajes de la época y al propio Cervantes. Y hasta las 19:00, cuando el tren inicia su regreso a la capital madrileña, viviréis una experiencia muy interesante gracias al acuerdo de Renfe con el Ayuntamiento de la localidad manchega. El billete también incluye la visita a una bodega, con degustación incluida.

Recorrido amenizado y ameno

Iniciaréis el itinerario por el municipio y alrededores en un autobús para realizar, posteriormente, una visita guiada por los lugares icónicos. Entre otros lugares, acudiréis al Pozo de Nieve, que es una construcción arquitectónica de la zona en la que ha conservado hielo para su almacenamiento y venta. Junto a ella se encuentra la ermita del patrono de la localidad, el Cristo de Villajos. También visitaréis una bodega, que incluye cata de vinos y degustación.

Otros encantos del lugar

Seguro que con esta interesante experiencia, que os atrapará a todos los miembros de la familia nada más subir al tren, os quedaréis con ganas de regresar y conocer mejor otros emblemas de la localidad. Es el caso del barrio del Albaicín, que no tiene nada que comparar con el granadino. El de Campo de Criptana, cerca de la Sierra de los Molinos, mantiene en sus casas de teja árabe la arquitectura manchega. Casi todas, jalonando calles estrechas y empedradas, tienen fachadas pintadas de azul.

También son famosas sus casas-cueva excavadas en la roca. Algunas se pueden visitar, como la Casa-cueva de la pastora Marcela, con todas sus estancias (comedor, habitaciones, despensa, almacén…) perfectamente conservadas. Hay algunas que se han reconvertido en locales de restauración, como el Restaurante-cueva La Martina, en la calle Rocinante, 13, con los típicos platos de la cocina manchega. Además, os recomendamos comprar sus embutidos, aceites y repostería. Volveréis, seguro.

Próximos trayectos Tren Ruta de los Molinos. Días 28 de mayo, 11 y 18 de junio, 10 y 24 de septiembre y 8 y 22 de octubre.

Precios del viaje (ida y vuelta, con visitas incluidas). Menores de 14 años: 20 euros. Adultos: 45 euros. Por los niños de hasta 4 años que no ocupen asiento no se paga.